BLOG

Gestión de Riesgos

Riesgo y cumplimiento

Riesgo y cumplimiento: principales áreas en las que enfocarse en 2022

Las organizaciones en todo el mundo han encontrado un panorama complejo en los últimos dos años como consecuencia de la emergencia sanitaria y las consecuentes interrupciones comerciales. Los equipos de riesgo y cumplimiento se preparan para un año 2022 en el que esperan un periodo de reactivación y crecimiento.

Pero será una reactivación marcada por la resiliencia y por la necesidad de atender problemas ambientales, sociales y de gobernanza. La gestión de riesgo y cumplimiento necesitará preocuparse especialmente por determinadas áreas, que no resultan imprevistas si analizamos el camino recorrido y lo que se espera del año que recién empieza.

Leer más
Riesgos del cambio climático

Riesgos del cambio climático: cómo evaluarlos y gestionarlos a tiempo

Los riesgos del cambio climático hoy generan impactos negativos reales en los sistemas naturales, en la sociedad, en los países y, por supuesto, en las organizaciones.

En muchos lugares del planeta, el impacto de los riesgos ambientales asociados con los riesgos del cambio climático modifica el comportamiento de las especies, produce cambios estacionales imprevisibles, afecta la producción agrícola, pero lo más preocupante es que aumenta las desigualdades sociales y tiene un impacto negativo directo sobre la salud humana.

Leer más
Gestionar los riesgos de terceros

Gestionar los riesgos de terceros: pasos para llevarlo a la práctica

Gestionar los Riesgos de Terceros siempre ha sido importante, pero la globalización y el aumento de la subcontratación conceden mayor importancia a esta tarea en la Gestión de Riesgos de las organizaciones modernas.

Recientemente, abordamos en un artículo la importancia de la gestión de riesgos de terceros, lectura que es recomendable revisar para articular con mayor facilidad el tema sobre Gestionar los Riesgos de Terceros y cómo llevarlo a la práctica.

Matricúlate ahora Diplomado Risk Manager

Gestionar los riesgos de terceros – ¿Cómo llevarlo a la práctica?

La gestión de riesgos de terceros tiene un ciclo de vida. Esto significa que los riesgos pasan por diferentes etapas en un proceso que pretende eliminar la mayoría, mitigar otros, compartir algunos y tolerar el menor número posible.

Hemos identificado ocho pasos que debemos dar para gestionar los riesgos de terceros, desde el mismo punto en el que se establece la relación con el proveedor, contratista o subcontratista, que serán básicamente los terceros que consideraremos para este efecto, hasta que esa misma relación deja de existir.

Estos ocho pasos o fases describen un ciclo de vida de lo que también se conoce como gestión de relaciones con terceros. Conozcamos estas etapas:

1. Conocer e identificar al tercero

Usualmente, las organizaciones cuentan con una base de datos o, por lo menos, un listado de proveedores, contratistas y subcontratistas. La información proveniente de un CRM, por ejemplo, resulta muy valiosa para cumplir con este objetivo de identificar claramente al tercero.

Los contratos suscritos con ellos y la realización de encuestas y entrevistas también resultarán muy útiles en este momento. Básicamente, esta es la información que se pretende recopilar:

  • Información específica del proveedor.
  • Su dirección física.
  • Sector en el que opera.
  • Tipo de relación comercial que se ha establecido con esa organización o profesional.
  • Monto de las operaciones.
  • Nombres de los contactos y miembros de la Alta Dirección.
  • Historial de transacciones.
  • Información de contacto (e-mail, teléfonos, sitio web).
  • Certificaciones que ostenta.
  • Requisitos para el manejo de la privacidad de la información.

Esta información será suficiente para identificar a los terceros, clasificarlos y hacer una primera priorización de ellos.

2. Evaluar y seleccionar los terceros

Con base en la información obtenida, la organización evalúa y selecciona los proveedores con los que trabajará, considerando las necesidades, las ventajas y aspectos que ayuden a minimizar el riesgo, como las certificaciones, por ejemplo.

3. Realizar la evaluación de riesgos

Aquí inicia formalmente la gestión de riesgos de terceros. Los profesionales harán uso de las herramientas y modelos de evaluación conocidos, pero adicionalmente tratarán de compartir información sobre los terceros con otras organizaciones. Algunas de ellas ya habrán hecho la tarea, y aunque no se puede incorporar ese trabajo de forma directa, sí se puede encontrar en él información muy valiosa.

4. Tratar los riesgos

Con la evaluación de riesgos en mano, inicia la tarea de tratar los riesgos. Gestionar los riesgos de terceros en esta etapa significa categorizarlos de acuerdo con su impacto negativo o su probabilidad de ocurrencia.

Es en este momento en el que también se considera el apetito de riesgo de la organización. Si tratar un riesgo resulta demasiado costoso o implica dejar de aprovechar claras oportunidades comerciales, es probable que lo mejor sea admitirlo, y para ello, es preciso haber definido el apetito de riesgo de la organización.

Vinculado con esto último, está la definición del nivel de riesgo residual admisible y la implementación de controles para alertar sobre la inminencia del alcance de los niveles de riesgo admisibles.

5. Alinear la gestión de compras, adquisiciones y contrataciones

Gestionar los riesgos de terceros tiene unos propósitos prácticos inmediatos que inciden en la contratación de la organización y en la gestión de compras y adquisiciones. No tendría sentido el trabajo de los profesionales del área de riesgos si su labor no estuviese alineada con los procesos de contratación, compra y adquisición.

El primer aspecto en el que la gestión de riesgos alcanza la gestión de compras, adquisiciones y contrataciones es la redacción de los contratos con proveedores de productos y servicios. En las cláusulas, además de los puntos obvios, se considerará:

  • La propiedad intelectual.
  • Cláusulas de incumplimiento o rescisión.
  • Garantías.
  • Confidencialidad de la información.
  • Indemnizaciones.
  • Límites de las responsabilidades.
  • Seguros.
  • Acuerdos para procesamiento de datos.
  • Protección de datos.
  • Cambio de proveedores de tercera o cuarta línea.
  • Indicadores de cumplimiento.
Las organizaciones también deben gestionar los riesgos de terceros, sobre todo cuando estos tienen importancia estratégica. Aprende cómo hacerlo #RiskManager #GestiónRiesgos #ISO31000 Clic para tuitear

6. Implementar indicadores de rendimiento de la gestión

No es posible el control de aquello que no se mide. Gestionar los riesgos de terceros es una tarea que no se aparta de este principio, y de ahí la importancia de mantener registros detallados y auditables sobre toda la gestión y sus resultados.

Algunos datos que se espera estén disponibles siempre son:

  • Número de proveedores y contratistas activos.
  • Listado de proveedores y contratistas priorizados.
  • Resultado de las evaluaciones de riesgos aplicadas a cada proveedor o contratista.
  • Estado de los contratos con cada proveedor (vencidos, vigentes, nulos, no cumplidos…).
  • Riesgos identificados agrupados de acuerdo con su impacto negativo o probabilidad.
  • Riesgos para cada etapa del proceso de contratación.
  • Historial de riesgos, ocurrencia, impacto y resultados.
  • Medidas de prevención aplicadas y sus resultados.
  • Medidas de monitoreo implementadas y sus resultados.

7. Monitorear la gestión de forma constante

Gestionar los riesgos de terceros es una tarea continua y cíclica. Aún después de analizar y tratar los riesgos que implica un tercero determinado, la posibilidad de que aparezcan nuevas amenazas está siempre presente.

Cambios de regulaciones, obtención de nueva información, noticias sobre sanciones o litigios judiciales, entre otras, son circunstancias que obligan a monitorear de forma continua la gestión de riesgos de terceros. Algunos eventos puntuales a tener en cuenta al Gestionar los Riesgos de Terceros son:

8. Retiro del proveedor

Gestionar los riesgos de terceros, como hemos comentado, es una tarea que tiene alcance durante todo el ciclo de vida del proveedor, esto es desde que inicia la relación, hasta que esta se extingue.

Desvincular un proveedor es el último paso en la historia de la relación comercial, pero también de gestión de riesgos. Es preciso asegurar que se toman todas las medidas necesarias para salvaguardar la información, se conservan los registros históricos, se crea un registro único sobre el evento en el que se adjunta una evaluación general del proveedor, se incorpora un concepto sobre la elegibilidad o no en un futuro como contratista o proveedor…

Una lista de verificación es la mejor elección para asegurar un proceso completo de baja exitoso y seguro. Lo importante es que todo se documente y se cuente con la información necesaria para auditar o inspeccionar la gestión.

Diplomado Risk Manager

Gestionar los riesgos de terceros, como muchas otras actividades en el área, requerirá la participación de profesionales con los conocimientos apropiados. El Diplomado Risk Manager es un programa de excelencia que, además de ofrecer estos conocimientos, trabaja desde experiencias prácticas reales, y recursos gratuitos como modelos de evaluación, plantillas, manuales y una gran cantidad de importantes y exclusivos documentos elaborados por los más reconocidos profesionales a nivel internacional.

Si quieres formarte para gestionar y auditar Sistemas de Gestión de Riesgos en Europa y en cualquier país de América Latina, la Escuela Europea de Excelencia te apoya por medio del Programa de Becas Excellence.

Pero si lo prefieres, puedes proyectar tu carrera hacia el futuro ahora mismo.

Nueva llamada a la acción
Leer más
Gestión de riesgos de terceros

Gestión de riesgos de terceros: importancia y buenas prácticas para llevarla a cabo

Los vínculos que establece la organización con terceros implican un factor de riesgo. La gestión de riesgos de terceros identifica y trata las eventualidades que pueden afectar a la organización, por causa de su relación con proveedores, socios, inversores, concesionarios, contratistas, entre otros.

La gestión de riesgos de terceros ayuda a la organización a comprender qué hacen las personas u organizaciones con las que establece relaciones, cómo lo hacen y de qué forma esas acciones pueden afectar su capacidad para lograr objetivos comerciales vigilando las áreas de riesgo críticas.

Leer más
Áreas de riesgo críticas

Áreas de riesgo críticas a vigilar en 2022

Llega a su fin un periodo de dos años particularmente extraños. Años difíciles, diferentes, en los que la gestión de riesgos en el entorno corporativo ha sido especialmente compleja. Si al finalizar el año 2019, alguien hubiese mencionado una pandemia como una de las áreas de riesgo críticas, seguramente sus comentarios hubiesen sido desestimados e ignorados. El panorama actual es bien distinto.

Más allá de los efectos negativos evidentes que ha conllevado la emergencia sanitaria, en otro extremo, también es destacable el aprendizaje, la innovación, la capacidad de resiliencia y, sobre todo, la necesidad y la importancia que esta situación concede a la vigilancia de áreas de riesgo críticas en momentos coyunturales como este, cuando pasamos de un año a otro.

Leer más
riesgos ambientales

Por qué los riesgos ambientales son cada vez más una prioridad para las organizaciones

Diversos riesgos ambientales amenazan cada día los ecosistemas, la sociedad y el mundo corporativo. Organizaciones de todos los tamaños y complejidades entienden que evaluar y tratar los riesgos ambientales representa para ellas un alto valor que impacta de forma positiva su imagen de marca y la percepción que de ella tienen los clientes, socios, inversores y organismos reguladores, solo por mencionar algunas partes interesadas.

Esta sería razón suficiente para hacer de los riesgos ambientales un elemento estratégico en la gobernanza de una organización. Pero, si pensamos que dejar al azar la ocurrencia y el impacto de los riesgos ambientales, trae de la mano posibles impactos financieros, empezamos a comprender un escenario en el que la mejor decisión es priorizar todas las amenazas de tipo ambiental.

Leer más
gestión de riesgos en PYMES

Implementar la gestión de riesgos en PYMES: 7 consejos para presupuestos ajustados

Las pequeñas y medianas empresas también necesitan gestionar sus riesgos. Pero la gestión de riesgos en PYMES es algo más que una oportunidad para mantenerse en el mercado. Debería ser, de acuerdo con el más sano sentido común, una decisión estratégica, promovida incluso a nivel institucional.

Después de todo, las PYMES son las generadoras de la mayor parte del empleo en países desarrollados como en mercados emergentes. Y decimos que la gestión de riesgos en PYMES es mucho más importante, porque se trata de organizaciones que aún son vulnerables a muchas amenazas, a las que las grandes corporaciones podrían sobrevivir, si bien con algunos problemas, pero finalmente, sobrevivir.

Leer más
auditoría de riesgos

Pasos para llevar a cabo una auditoría de riesgos

auditoría de riesgosSe puede definir una auditoría de riesgos como una tarea exhaustiva para identificar riesgos. Pero, ¿esto no es lo que se hace en el proceso de gestión de riesgos rutinario? Sí. Sin embargo, la auditoría de riesgos va más allá: a la par con la consideración de riesgos no identificados y no evaluados con anterioridad, se avala o se comprueba la eficacia del trabajo realizado por las personas a las que se les ha asignado tal responsabilidad.

Una auditoría de riesgos es entonces, en otras palabras, la búsqueda de esos riesgos que hasta ahora han pasado inadvertidos por todos los filtros y controles. La importancia de la tarea se entiende si consideramos que un riesgo que tiene la posibilidad de ocultarse de tal manera, puede resultar lesivo en extremo.

Leer más
Riesgo sistémico

Riesgo sistémico: cómo medir e identificar riesgos no convencionales

Riesgo sistémicoAunque el riesgo sistémico es característico del sector financiero y bancario, no es exclusivo del área financiera, y su impacto negativo puede alcanzar a organizaciones en todos los sectores, públicas o privadas. De ahí la importancia de implementar procedimientos eficaces para identificarlo y medirlo.

Riesgo sistémico, a veces confundido por la similitud fonética con “riesgo sistemático”, presenta importantes diferencias con respecto a este, y con el riesgo convencional. Diferencias que plantean un reto para su identificación, evaluación y medición.

El propósito en nuestra entrada de hoy no es otro que definir el riesgo sistémico, explicar por qué es diferente de otros tipos de riesgos, cómo afecta a las organizaciones de todos los sectores y, sobre todo, cómo identificarlo y medir su impacto negativo.

Leer más