Cualidades y competencias de un auditor interno efectivo

competencias de un auditor interno

Cualidades y competencias de un auditor interno efectivo

competencias de un auditor interno

Las competencias de un auditor interno y aquellas cualidades que debe poseer cambian en la misma medida en que lo hacen los estándares, las regulaciones, la economía o las tendencias del mundo globalizado.

Las organizaciones siempre deben estar abiertas a escuchar nuevas formas de mejorar. Necesitan auditores internos cualificados para evaluar la eficiencia y la efectividad de sus procesos críticos, y así cumplir con sus objetivos estratégicos. Y las competencias de un auditor interno deben apuntar al cumplimiento de esos objetivos.





Curso online ISO 45001




Competencias de un auditor interno

Las competencias y habilidades de un auditor interno deben encontrarse en consonancia con los resultados que las organizaciones esperan de la función de auditoría interna. Las habilidades técnicas son un requisito previo imprescindible. Pero esas habilidades por si solas no son suficientes; además los auditores internos deben ser personas con las siguientes 6 características:

1. Pensamiento analítico

Esta es una tendencia que se impone en todas las áreas de la organización. Cada vez más, los profesionales de la calidad buscan auditores que hagan algo más que su trabajo. Quieren auditores que puedan analizar datos “en caliente” y ofrecer una visión estratégica.

Se dice que los ingenieros poseen esta propensión hacia el pensamiento crítico. Por ello, muchos de ellos son formados por sus empresas para ser auditores internos.

2. Habilidades de comunicación

Atrás quedaron los días en que los auditores se atrincheraban en una oficina escondida. Hoy, un auditor interno efectivo debe poder comunicarse de forma clara y directa con todos los miembros de la organización. Esta es una competencia que adquiere especial relevancia en el momento en que el auditor, o el grupo de auditores, deben comunicar los resultados de su trabajo a la alta dirección.

3. Integridad

Si bien esta virtud es importante en cualquier entorno empresarial, es especialmente esencial en la auditoría interna. Los auditores internos deben ser capaces de cultivar la confianza y el respeto en los demás profesionales de la organización. Y también deben poder confiar en sus compañeros. Solo cuando los empleados confían en ellos les permiten indagar a fondo en el funcionamiento del sistema y poder hallar lo que debe ser mejorado.

Las competencias de un #AuditorInterno han de estar en consonancia con las expectativas de una auditoría. Conozca las 6 principales. Clic para tuitear

4. Razonabilidad

Escuchar que un determinado proceso, que se ha utilizado durante años, podría estar generando un riesgo para la calidad, nunca es fácil de digerir. Por eso, el auditor interno debe ser razonable, y esforzarse por construir relaciones productivas, altamente colaborativas y profundas con las personas con las que trabaja. Y, por supuesto, debe tener la capacidad de reacción y recuperación cuando se enfrenta a problemas complejos.

5. Capacidad de indagación

Cuando hablamos de habilidades no técnicas, la mayoría de las organizaciones buscan un auditor que se niegue a aceptar una explicación superficial. Tener pasión por el descubrimiento y el aprendizaje ayuda al auditor a realizar una evaluación exhaustiva del sistema. La organización debe encontrar un auditor que tenga la capacidad de permanecer inquisitivo en entornos que cambian con frecuencia.

6. Compromiso

Estar comprometido con una organización implica mucho más que asistir puntualmente a la auditoría y desarrollar una checklist. Las competencias de un auditor interno efectivo deben incluir la capacidad del profesional para sumergirse en el negocio y la industria de la organización y aprender las complejidades de la misma con interés.

En cualquier caso, cada organización tiene su propio funcionamiento y puede precisar en diferentes grados estas y otras cualidades en un auditor interno. De ahí, que no se pueda establecer un perfil único para el auditor eficiente. Lo que, sin ninguna duda, es imprescindible en cualquier organización es que este profesional cuente con la formación apropiada para el desempeño de sus tareas.

Curso Auditor Interno ISO 9001:2015 Sistema de Gestión de Calidad

La auditoría interna es un elemento esencial para un sistema de gestión de la calidad basado en la norma ISO 9001:2015. Si bien es importante que los auditores cuenten con determinadas cualidades y competencias, también lo es que cuenten con la formación adecuada. 

En este sentido, la Escuela Europea de Excelencia propone el Curso Auditor Interno ISO 9001:2015 Sistema de Gestión de Calidad. Este programa formativo cualifica a los profesionales de la calidad para desarrollar auditorías internas en cualquier país de la Unión Europea, y en algunos países de América Latina, ya que está avalado por el Registro Europeo de Auditores Certificados, así como por otros organismos latinoamericanos reconocidos.

Obtenga más información sobre este curso y consiga su plaza para la próxima convocatoria aquí.

Compartir esta entrada