Acción correctiva y acción preventiva en un sistema de calidad

acción preventiva en un sistema de calidad

Acción correctiva y acción preventiva en un sistema de calidad

acción preventiva en un sistema de calidad

A raíz de la diferencia entre acción correctiva y acción preventiva en un sistema de calidad, suele suscitarse debate entre los profesionales del área. A menudo, este dilema surge debido a la preocupación sobre lo que se debe o no presentar en una auditoría interna o de certificación.

Y es que más que un simple problema de semántica, la diferencia entre una y otra, resulta fundamental para incorporar el pensamiento basado en el riesgo y alcanzar la conformidad con el requisito de mejora continua en el sistema de gestión de la calidad.




Matricúlate en el curso online Diplomado ISO 9001:2015



Por eso, hemos considerado de especial importancia profundizar hoy en los conceptos de acción correctiva y acción preventiva en un sistema de calidad.

Acción correctiva y acción preventiva en un sistema de calidad

Antes de ver ejemplos de acción correctiva y acción preventiva en un sistema de calidad, podemos empezar por conocer algunas definiciones que propone ISO 9001:2015:

  • Corrección: acción para eliminar una no conformidad detectada.
  • Acción correctiva: acción para eliminar la causa de una no conformidad y prevenir la recurrencia.
  • Acción preventiva: acción para eliminar la causa de una posible no conformidad u otra situación potencial no deseada, que aún no ocurre o no se materializa.

En resumen, la acción preventiva en un sistema de calidad disminuye o elimina la posibilidad de ocurrencia de una no conformidad, mientras que la acción correctiva repara el impacto negativo y elimina las causas de la no conformidad que ya ha sido detectada.

Acción correctiva y acción preventiva en un sistema de calidad en un ejemplo

Supongamos una organización que se dedica a la fabricación de piezas para otras organizaciones, que, a su vez, construyen maquinaria industrial. La primera organización tiene una orden para entregar dos piezas muy similares una de otra, cuya única diferencia es 10 milímetros en una de sus dimensiones. La diferencia no es apreciable a simple vista y las piezas con menor dimensión van a una planta, en una ciudad determinada mientras las de mayor dimensión a otra en otra ubicación.

Por un error de etiquetado, se envían piezas de las dos dimensiones a ambas ubicaciones, con las consecuencias previsibles. Nos encontramos ante un problema de calidad, una no conformidad. Ante este evento se implementan las siguientes acciones:

  • Acción correctiva: se investiga la causa raíz que originó el problema y se implementa la acción que evite su recurrencia. Quizás se cree un proceso de prueba que utilice códigos de barras, reemplazando un sistema propenso a errores como el uso de etiquetas escritas a mano.
  • Acción preventiva: para evitar confusiones en piezas similares en otros casos y para otros clientes, se pueden utilizar metodologías como el modo de falla y análisis de efectos (FMEA). Con ellas sería posible detectar caso parecidos e implementar acciones antes de que ocurra ninguna confusión.

De este modo, la acción preventiva llega al corazón de lo que ISO 9001 quiere decir con pensamiento basado en el riesgo y permite ser proactivo, en lugar de simplemente reaccionar ante la ocurrencia de un problema.

Analizamos la diferencia entre acción correctiva y acción preventiva en un #SistemaCalidad, fundamental para el enfoque basado en el riesgo. Clic para tuitear

¿Por qué ISO 9001 solicita acción correctiva y no preventiva?

La edición anterior de ISO 9001 consideraba la implementación de acciones correctivas y preventivas en un sistema de calidad. Los procesos  de aplicación eran iguales en esencia, pero la diferencia estaba en el hecho que generaba la necesidad de la acción: la acción correctiva se da en respuesta a una no conformidad, mientras la acción preventiva parte de un riesgo potencial.

Esto generaba una confusión en versiones anteriores a la revisión 2015 de la norma, hasta el punto de que algunos profesionales de la calidad optaban por denominar toda acción como preventiva.

ISO 9001:2015 ya no requiere acciones preventivas. Así, se evita la confusión. Pero eso no significa en modo alguno que las acciones preventivas desaparezcan, sino que aparecen reemplazadas por dos conceptos nuevos:

  • Pensamiento basado en el riesgo: este enfoque, solicita que se identifiquen las áreas, los procesos o los procedimientos susceptibles de generar una falla de calidad. Esto significa identificar riesgos y establecer las acciones precisas para disminuir o eliminar el riesgo, o, por el contrario, aprovechar las oportunidades.
  • Mejora continua: las acciones que se implementen para obtener la mejora continua del sistema son, finalmente, acciones preventivas. El objetivo final es contribuir a la mejora de los procesos, prescindiendo de un sistema complejo y dispendioso de acciones preventivas.

¿Cuál es el proceso para implementar acciones correctivas y preventivas en ISO 9001?

El proceso no ha cambiado en su estructura. Básicamente, ISO 9001 requiere:

  • Identificar el problema.
  • Definir las proporciones del problema y su alcance.
  • Tomar medidas para contener el problema, mientras se diseña e implementa una acción.
  • Investigar y descubrir la causa raíz que, al eliminarse, asegure la no ocurrencia o no recurrencia.
  • Diseñar un plan para eliminar la causa raíz. Esto puede necesitar eliminar un proceso o modificarlo, sin que se generen nuevos riesgos o problemas.
  • Ejecutar la acción.
  • Verificar la eficacia de la acción propuesta.

Muchas organizaciones se benefician de un proceso sistemático como este para encontrar la causa raíz y eliminarla en beneficio de la mejora continua y la calidad. Por supuesto, esto requiere experticia y conocimiento profundo de la norma ISO 9001:2015.

Diplomado Gestión de la Calidad ISO 9001:2015

Muchas organizaciones hoy reciben las ventajas de un sistema de gestión de la calidad basado en la norma ISO 9001 fundamentado en la mejora continua. De ese modo, demuestran su fuerte compromiso con la satisfacción de sus clientes. Y lo hacen gracias a profesionales formados en este estándar a través de un programa completo y específico como el Diplomado Gestión de la Calidad ISO 9001:2015 de la Escuela Europea de Excelencia.

Esta formación aborda cada requisito de la norma con profundidad, diferentes metodologías fundamentales y aporta las competencias necesarias para planificar, implementar y auditar un sistema de la calidad efectivo. Además, faculta para la labor de auditoría gracias a que da acceso al certificado de ERCA.

No esperes más para una formación de alta calidad en ISO 9001. Y tampoco olvides revisar si puedes solicitar una de las becas de nuestro programa Excellence aquí.




Diplomado-iso-9001-2015



Compartir esta entrada