Profesional ISO 31000: cómo desarrollar pensamiento estratégico en 2020

Profesional ISO 31000

Profesional ISO 31000: cómo desarrollar pensamiento estratégico en 2020

Profesional ISO 31000

En su forma más simple, el pensamiento estratégico es la capacidad de planificar para el futuro. Por supuesto, se trata de una habilidad de gran utilidad para un profesional ISO 31000. Las habilidades de pensamiento estratégico se consideran de los mejores talentos en una organización, y en un futuro los que disponen de ellas terminan ocupando posiciones de alto liderazgo.

Por eso es conveniente que un profesional ISO 31000, que se encarga de una labor tan importante como la gestión de riesgos, se comprometa en adquirir esta habilidad. Con los siguientes cuatro pasos que proponemos invitamos a comenzar esta tarea para desarrollarla durante este 2020.




Matricúlate en el curso online ISO 31000: Gestión de Riesgos Corporativos



4 Pasos para que un profesional ISO 31000 pueda desarrollar pensamiento estratégico

La gestión de riesgos es hoy una actividad tan acelerada, que un profesional ISO 31000 requiere un esfuerzo para adoptar un enfoque holístico para la toma de decisiones, la resolución de problemas y la ejecución de cada una de sus responsabilidades diarias. La capacidad de pensar estratégicamente se convierte a gran velocidad en un factor decisivo que determina quién es capaz de asumir el liderazgo. 

Estar preparado para eso implica desarrollar el pensamiento estratégico, por ejemplo, a través de estos cuatro pasos que proponemos:

1. Tomarse tiempo para pensar y analizar los problemas

Resulta difícil desarrollar el pensamiento estratégico sin tiempo para reflexionar sobre los problemas y las opciones. Evaluar las tareas en función de la urgencia y la importancia, es la primera acción a tomar. Es necesario aprender a delegar ciertas tareas y abandonar la culpa de dedicar tiempo a pensar en el escritorio.

2. Aprender a observar y buscar tendencias

Algunos profesionales no consiguen formarse una visión general del funcionamiento de las cosas. Debido a la gran cantidad de trabajo y al ritmo al que necesitan hacerlo, a menudo adoptan un enfoque de “bajo perfil” y no logran elevarse sobre las demás cabezas para observar tendencias internas y externas. Desde ese perfil, les falta información clave para centrarse en lo importante, priorizar y ser proactivos al abordar los problemas de la gestión de riesgos.

Para desarrollar un pensamiento estratégico, estos profesionales necesitan en primer lugar observar y comprender el contexto de la organización y los objetivos comerciales y también analizar observaciones y datos para establecer tendencias. Pero una apreciación intelectual de la importancia de incorporar datos actuales y buscar tendencias no es suficiente. El profesional ISO 31000 también tiene que:

  • Convertir en un ejercicio de rutina la exploración e identificación de tendencias en su trabajo. Debe prestar atención a los problemas que surgen una y otra vez en su organización y sintetizar los obstáculos comunes que afrontan los empleados.
  • Ser proactivo, relacionarse con sus compañeros tanto en su organización como en otras empresas del mismo sector, para identificar problemas comunes, y luego compartir sus hallazgos y socializar posibles soluciones.
  • Comprender la información y la perspectiva singular que proporciona su función y definir su influencia en la estrategia a nivel corporativo.
El profesional #ISO31000 moderno debe desarrollar un #PensamientoEstratégico basado en el riesgo. ¿Cuál es la tendencia para 2020? Clic para tuitear

3. Hacerse preguntas

Con una nueva comprensión de las tendencias y los problemas, es posible practicar el uso del pensamiento estratégico. Las preguntas son el lenguaje de la estrategia. Un profesional en el área de gestión de riesgos cuenta con experiencia previa que le permite tener una lente estratégica única un poco miope.

El profesional se esfuerza por aumentar sus habilidades de toma de perspectiva e investigación. Al hacerse preguntas, se torna más curioso y empieza a analizar la información desde diferentes puntos de vista, reduce su miopía y puede ver diferentes posibilidades, diferentes enfoques y diferentes resultados potenciales.

4. Aprender a hablar con tono estratégico

Los pensadores estratégicos también saben hablar con tono estratégico. Priorizan y secuencian sus pensamientos. Estructuran su comunicación verbal y escrita de manera que ayudan a su audiencia a focalizar su mensaje central. Aquellos que son realmente hábiles guían a las personas a través del proceso de identificación de problemas, dan forma a la comprensión común y enmarcan opciones estratégicas.

Las recomendaciones son:

  • Agregar más estructura a la comunicación escrita y verbal. Agrupar y ordenar de forma lógica los puntos principales y expresar conceptos del modo más preciso, conciso y claro posible. No siempre es algo instantáneo, pero empezar por prestar atención a cómo nos comunicamos y saber cómo podemos mejorar es un primer paso.
  • Cuando se quiere abordar uno o varios temas con profundidad, hay que avisar a los interlocutores previamente para que estén preparados para entablar una conversación de alto nivel, y no se queden en los detalles tácticos.
  • Ante preguntas que desean explicarse ofreciendo pormenores, es conveniente dar la respuesta en primer lugar, antes de desarrollar el punto en cuestión.

En resumen, dedicar un tiempo razonable a pensar y formarse ideas globales del panorama, observar, analizar, buscar el debate, invitar al desafío, hacerse preguntas y aprovechar el conocimiento y la experiencia de los compañeros son los pasos que debe seguir un profesional ISO 31000 para desarrollar pensamiento estratégico.

Curso ISO 31000:2018 Gestión de Riesgos

Ser un profesional ISO 31000 de excelencia requiere pensamiento estratégico, pero también conocer con profundidad los requisitos del estándar y su aplicación. Por ello, realizar el Curso ISO 31000:2018 Gestión de Riesgos este 2020 también puede ser otro gran propósito.

Asegure una plaza en la próxima convocatoria y continúe mejorando en la gestión de riesgos.




Curso online ISO 31000



Compartir esta entrada